Facebook Twitter Newsletter Email Telefono
 
Pacientes
¿Qué es una nefritis?

La palabra nefritis quiere decir inflamación del riñón. Los riñones (tenemos dos) tienen diferentes partes y las inflamaciones pueden ser por distintas causas, por lo que no todas las nefritis son iguales. 

Para que se entienda vamos a tratar de explicarlo.

¿Qué son los riñones?   Son  los órganos encargados de mantener el organismo ¨ limpio de impurezas ¨.  Para eso tienen que filtrar la sangre y después procesar ese líquido filtrado que termina eliminándose del cuerpo como orina.
La sangre se filtra en los glomérulos. Estos son los que se afectan en las ¨glomérulonefritis¨, que es a lo que habitualmente se le dice nefritis (para acortar el trabalenguas)

¿Qué pasa en las glomérulonefritis?
Estamos diciendo que lo que no funciona bien es el filtro (el glomérulo).
Un filtro se puede dañar de dos maneras.

  1. Se puede romper y entonces empezar a escaparse elementos que tendrían que quedar retenidos.
  2. Se puede tapar y en ese caso acumularse sustancias que tendrían que eliminarse.

Ahora, si hay muchos filtros que trabajan a la vez, (en cada riñón hay un millón de glomérulos)  y algunos se rompen y otros se tapan, tenemos que al mismo tiempo se pierden (en la orina) sustancias que tendrían que retenerse (proteínas o glóbulos rojos) y se acumulan (en la sangre) otras que tendrían que eliminarse (exceso de líquido, urea, creatinina, distintos ácidos).  
Según el tipo y gravedad de la nefritis puede darse cualquiera de los ejemplos que mencionamos.  

¿Las nefritis son graves?
Algunas sí y otras no. Hay nefritis de distintos tipos y gravedad. Algunas requieren internación y tratamiento intensivo y otras se pueden tratar por consultorio. Algunas se curan completamente y otras pueden tener brotes repetidos. Algunas no producen síntomas y otras dan insuficiencia renal severa que lleve a diálisis.

¿Cuáles son los síntomas de una nefritis?
Los síntomas más frecuentes son:

  • la retención de líquido, que se manifiesta por hinchazón (edema),
  • la pérdida de sangre en la orina, con eliminación de orina color rosado, rojo o marrón oscuro (hematuria)
  • la orina espumosa, que indica pérdida de proteínas (proteinuria).

Algunas nefritis no producen síntomas y se descubren en análisis de control o hechos para estudio de otras enfermedades. En ese caso aparecen en la orina pequeñas cantidades de proteínas o glóbulos rojos o valores elevados en la sangre de sustancias que elimina el riñón (urea o creatinina)

¿Cómo se diagnostica una nefritis?
Si se sospecha una nefritis, el médico le pedirá análisis de sangre y orina, que informan sobre el funcionamiento del riñón, y una ecografía, que puede dar una idea si se trata de una enfermedad reciente o que lleva tiempo de evolución.
En caso de confirmarse el diagnóstico, seguramente se derivará a un medico especialista (nefrólogo) que solicitará otros análisis, para ayudar a definir el tipo y la enfermedad que provoca la glomérulonefritis.
En la mayoría de los casos el estudio se completa con una biopsia renal, que confirma el diagnóstico, permite establecer un pronóstico y dar el tratamiento adecuado.

¿Cómo se hace una biopsia renal?
El médico coloca una aguja en la espalda y extrae una pequeña muestra de riñón, que posteriormente debe estudiarse con microscopio, ya que los glomérulos miden fracciones de milímetro. El procedimiento es relativamente rápido, se realiza con anestesia local y tiene una incidencia de complicaciones muy baja.

¿Hay tratamiento para las glomérulonefritis?
Sí. Como dijimos, tanto el pronóstico como la intensidad y la duración del tratamiento son variables y dependen del tipo de glomérulonefritis.
En algunos casos se curan solas y la conducta es sólo la observación y control, ya que se van como vinieron. En otros se requiere el uso de varios tipos de medicamentos para poder manejar los síntomas y controlar la enfermedad. Dentro de estos medicamentos están los  diuréticos para tratar la retención de líquidos y los antihipertensivos para bajar la presión arterial. Muchas veces se usan ¨corticoides¨, cuyo nombre deriva de la cortisona, una hormona que produce normalmente el organismo, u otros compuestos ¨inmunosupresores¨ que actúan en el proceso íntimo de la inflamación. 
En todos los casos de glomérulonefritis es muy importante comer sin sal.

¿Qué pasa si no hay respuesta al tratamiento?
En caso de falta de respuesta al tratamiento, la evolución de la enfermedad suele ser hacia la insuficiencia renal crónica, donde el riñón va dejando de cumplir su función y, como decíamos al principio, se produce la acumulación de toxinas o productos de deshecho. Si esto se produce en forma paulatina se pueden tomar medidas para tratar de retrasar la progresión de la insuficiencia renal.
Es muy importante continuar el control médico con el nefrólogo, ya que cuando la insuficiencia renal es severa, hay que organizar el remplazo de la función del riñón, para lo que existe la diálisis (hemodiálisis o diálisis peritoneal) y el trasplante renal.

 

 


     

Sociedad Argentina de Nefrología | Teléfonos/Fax: (54 11) 4963 - 7123 / (54 11) 4961 - 4437
Av. Pueyrredón 1085 - Planta Alta (CP 1118) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina | Email: san@san.org.ar